Muchas personas confunden el distribuir “notas de prensa” con desarrollar campañas de comunicación estratégica o de Relaciones
Públicas, cuando hay una gran diferencia entre ambos, aunque en la “superficie” no lo parezca.

Es muy fácil comprender que vivimos en una era de atomización en las comunicaciones:

En esta nueva realidad, múltiples plataformas se complementan entre sí para alcanzar a una audiencia muchas veces esquiva a la publicidad tradicional y, por el contrario, buscadora de información o mejor dicho de contenidos específicos. En este contexto, es muy importante ser estratégicos y comprender cuál es el alcance real de cada plataforma y para qué la utiliza nuestro grupo objetivo.

No será extraño observar, por ejemplo, que un mismo individuo puede emplear un medio tradicional para leer la sección económica un día lunes en su oficina, y posteriormente revisar el mismo medio en su versión digital para buscar información específica sobre noticias de un
sector. Al medio día, haciendo tiempo en el taxi  que lo lleva a un almuerzo, revisa rápidamente la columna de algún blogger, al cual también sigue en Instagram. Y si hay mucho tráfico, aprovecha de chequear en Twitter de qué se está hablando(tendencias).

Al retornar a la oficina, ve en su correo que un profesional que conoce ha colgado un artículo de interés en LinkedIn y hace clic en el link para leerlo. El fin de semana, entra “al Face” para ponerse al día con las novedades de sus amigos y aprovecha de preguntar ¿dónde se come el mejor ají de gallina?, en el fanpage de un grupo de sibaritas.

Aunque para muchos baby boomers el párrafo anterior les parezca ciencia ficción o una historia sacada de los cuentos de la cripta, hoy en día
es un comportamiento frecuente en el uso de la comunicación y ante ello el reto de lograr que ese público objetivo nos preste atención es enorme.

De seguro no podremos captarlo simplemente distribuyendo notas de prensa y será necesario crear una estrategia multi-plataforma. Y no estoy hablando necesariamente de publicidad, sino de generar contenidos y noticias que atraigan tanto que los conviertan en referentes mediáticos.

Cuando una empresa o marca se convierte en un referente mediático logra Visibilidad y Diferenciación. La tarea no es fácil. Es necesario que los contenidos y noticias tengan mucha Relevancia, pero la gran recompensa, una vez que se logra, es que la empresa desarrollará la capacidad de generar Tendencia, estando frente a su público objetivo cada vez que googlee sobre su sector o sobre los temas en los que ha
decidido convertirse en referente.

En otras palabras, ya no será necesario que busque a su cliente o consumidor… Éste lo buscará a Usted!

Ruth Castillejo
Directora Estratégica
Impulso Marketing Trace