16/02/2016

¿Está dejando Huella su Marca?

Somos testigos de la infinidad de mensajes publicitarios a los que un consumidor promedio está expuesto. Es más, si un día se atreve a hacer el experimento de poner atención y contar cuantos estímulos comerciales nos “atacan” desde que nos despertamos y prendemos la radio, TV, celular y/o tablet (porque algunos fanáticos de la información hacemos todo eso y en el mismo orden); luego salimos rumbo al trabajo, abrimos el periódico, vemos nuestros correos, la correspondencia, escuchamos los comentarios de nuestros compañeros de un producto nuevo que probaron o una queja por un mal servicio y así sucesivamente hasta que por la noche posamos nuestra cabeza en la almohada y caemos rendidos y saturados. Pero, ¿cuántos son? ¿Cien, mil, dos mil?  ¡Muchos más! Ya por el año 2004, el Canadiense Luc Dupont publicó en España los resultados de una investigación en la que encontraron que en promedio el consumidor está expuesto a 3.000 mensajes publicitarios; sin embargo, recuerda no más de una decena.

La consecuencia de esa sobre exposición es una “coraza” con la que el consumidor se protege, creando una memoria “selectiva” que sólo permite ingresar aquellos estímulos que, más allá de un aspecto racional, saben llegar a Él de una forma tal y en los momentos en que éste está más permeable y por qué no decirlo, vulnerable a nuestro mensaje o estímulo.  Es en ese sentido que  hace varios años empezamos a reconocer a las RR.PP como una de las maneras de llegar al consumidor y romper con su  escudo anti publicitario, confirmado en el libro de All Ries y su hija “La Muerte de la Publicidad y el nacimiento de las Relaciones Públicas”. Las empresas por ese entonces que nunca habían hecho este tipo de actividades de comunicación estratégica, empezaron a probarlas y adoptarlas… El Perú no fue ajeno al cambio ya que según un estudio publicado el 2011 por el PAD de la Universidad de Piura, más del 50% de las empresas anunciantes ya utiliza hoy en día las RR.PP como parte del mix de herramientas de comunicación. Todo un triunfo!!!

Pero, ¿qué sucede ahora? El consumidor se dio cuenta de que no todo lo que sale en las noticias es “noticia”… y empezó a crear otro tipo de coraza. Por otro lado, no todas las “noticias” le son convincentes o interesantes porque no le impacta lo que dicen. Sumémosle a esto el problema de la saturación periodística en donde los medios y los periodistas están agobiados ante cientos de llamadas y envíos de información de la gran cantidad de agencias de prensa y comunicación estratégica.

¿Qué hacer entonces?

Como apasionados del Marketing y las Comunicaciones, emprendimos la búsqueda y práctica de diferentes métodos hasta crear una “fusión” que, al igual que en nuestra gastronomía, logre enriquecer las RR.PP para que sean más “gustosas”. Es así como llegamos al Marketing Trace o Huella de Marketing, que significa emplear visión del marketing; es decir, entender tanto al mercado y el consumidor de la marca como la psicología mediática, identificando insights de ambos lados para elaborar conceptos que sean comunes y con contenidos tanto racional como emocionalmente más impactantes. Significa también recurrir a combinaciones con otras herramientas de comunicación tanto BTL como ATL, integrando todo en una receta que quedará grabada en la mente y el corazón del consumidor, aportando de esta manera a la construcción de la marca y el negocio de la empresa. Y, ¿su empresa está lista para dejar huella?     

 

Escrito por: Ruth Castillejo Legtig

Director Gerente – Impulso Marketing Trace